Por Alexandra Ka Po Yip, investigadora postdoctoral MAS y del Instituto de Física y Astronomía UV

Una gran parte de las estrellas se encuentran en pares o grupos pequeños, ligados por su atracción gravitacional mutua. Los componentes de estos sistemas (comúnmente denominados “binarios” y “sistemas múltiples”) interactúan gravitacionalmente entre sí y con otras estrellas en la Vía Láctea. Estas interacciones pueden llevar a un debilitamiento gradual de los enlaces entre los componentes, que eventualmente provocan que el sistema se desligue. Se cree que los sistemas que se desintegran son comunes, sin embargo, dado que el tiempo que les toma el proceso es de ~1 millón de años (período corto en términos astronómicos pero largo para los asuntos humanos) estos sistemas pueden ser extremadamente difíciles de identificar. Es más, las interacciones gravitatorias pueden, además de romper el sistema múltiple, liberar estrellas de baja masa, enanas marrones, o planetas, que habían estado unidos a una de las estrellas principales del sistema múltiple.

Las enanas marrones son conocidas como objetos intermedios entre las estrellas y los planetas, y son clave para tender un puente entre ambos. Son muy pequeñas y tenues comparadas con estrellas normales, como se puede ver en la imagen que muestra la estrella brillante Eta Crancri y la enana marrón que la acompaña, Eta Crancri B, (el punto pequeño café dentro del circulo blanco a la derecha de la estrella brillante, expandido en la esquina de abajo a la derecha– imagen de Zhang et al. 2010).

A la fecha han habido muy pocos análisis sobre sistemas múltiples que se desintegran en la Vía Láctea, y hasta ahora no se había identificado un candidato que se haya desintegrado y que constara de al menos una enana marrón. Para buscar posibles sistemas que en desintegración, el primer paso es identificar objetos que se vean próximos entre sí en el cielo y que estén a la misma distancia de nosotros. El paso siguiente es distinguir sistemas ligados gravitacionalmente de los sistemas que no ligados y en desintegración. Los objetos que se encuentran en sistemas múltiples ligados se mueven en la misma dirección y con la misma velocidad, mientras que aquellos en sistemas que se desintegran no.

En mi paper (https://zenodo.org/record/59237#.Wa3PpTCGPeM) he identificado un sistema cuádruple que se desintegra y dos sistemas dobles, donde cada uno contiene una enana marrón. Estos sistemas que en desintegración deben ser examinados con mayor profundidad utilizando la información más exacta y precisa entregada por el satélite Gaia y observaciones específicamente diseñadas con otros instrumentos. Gaia también dispondrá de un catálogo de estrellas y enanas marrones más extenso que los actuales que nos permitirá expandir la búsqueda de sistemas estelares múltiples en desintegración.