A través del humor, y de la historia de Bruno y su amigo Bowi, el astrónomo Rodrigo Contreras Ramos y la artista Carolina Undurraga introducen a los menores en el mundo de la física y la astronomía.

Mezclar arte con ciencia, esa es la fórmula que ocupa “Bruno y el Big Bang”, un libro ilustrado que a través del humor intenta desmitificar en los pequeños la idea de que las ciencias, específicamente las matemáticas y la física son aburridas y mucho más legibles solamente por personas con alguna especie de don especial.

El libro del astrónomo Rodrigo Contreras Ramos, investigador del Instituto Milenio de Astrofísica MAS y la artista y profesora de arte Carolina Undurraga, fue lanzado en el marco de FILSA 2017, y cuenta con el patrocinio de MAS, a través del Proyecto de Proyección al Medio Externo de la Iniciativa Científica Milenio.

Según Rodrigo Contreras, “el proyecto busca incentivar la curiosidad en los niños por la ciencia y despertar la capacidad de asombro en ellos. Ambos autores somos padres y hemos visto cómo nuestros niños y los jóvenes en general, han ido perdiendo cada vez más la capacidad de asombro y conexión con el mundo que los rodea. La misma tecnología, si bien ha ayudado en muchas áreas, por otro lado está forzando a nuestros hijos a la desconexión (a veces incluso entre ellos) y al mismo tiempo a no darse el tiempo para admirar y preguntarse algunas preguntas fundamentales sobre nuestra existencia”, explica.

“Bruno y el Big Bang” cuenta la historia de Bruno – nombre inspirado en Giordano Bruno-, un niño al que no le apasionan las ciencias, pero con una curiosidad innata. Junto a su mascota – un camaleón llamado Bowi, en honor a David Bowie- viven muchas aventuras gracias a que conocen a Hidrógenes, un átomo de hidrógeno, aventuras que les permiten descubrir la historia del Cosmos y con ello conceptos básicos de física y astronomía.

“Sabemos que no es tarea fácil involucrar a los niños con las nociones de la ciencia. Muchos de ellos muestran una respuesta de rechazo al darse cuenta que el lenguaje utilizado para enseñarles estas materias es bastante críptico y a veces hasta aburrido. Por eso creemos en lo importante cambiar el paradigma y mostrar las ciencias de una manera simple y entendible, que incentive la curiosidad e impulse las ganas de seguir conociendo y entendiendo nuestro rol en el Universo”, señala Contreras Ramos.

En su primera edición el libro cuenta con mil copias, las que serán distribuidas por el MAS en colegios vulnerables de distintas regiones del país. Además, según cuentan los autores ya se está preparando una nueva entrega que se llamará “Bruno y la Luz”.  

Imagen Principal: Dante Minniti, subdirector MAS; Carolina Undurraga, autora y artista; Virginia Garretón, Directora Ejecutiva Iniciativa Científica Milenio; Manuela Zoccali, directora MAS; Rodrigo Contreras Ramos, astrónomo y autor.