Claudio Navarro, investigador del Instituto de Física y Astronomía de la Universidad de Valparaíso y del Instituto Milenio de Astrofísica MAS, obtuvo su doctorado gracias a la detección de 353 estrellas variables en un región cercana al centro de la Vía Láctea. 299 de ellas nunca habían sido estudiadas.

Usando el centro galáctico como un laboratorio estelar para estudiar la formación y evolución de las estrellas en un ambiente violento, Claudio Navarro acaba de obtener su doctorado en Astronomía en la Universidad de Valparaíso, con la tutoría de la investigadora de esa casa de estudios Jura Borissova y el profesor de la Universidad Católica Márcio Catelan, quienes además son investigadores asociados del MAS.

Navarro, quien también es miembro del Instituto Milenio de Astrofísica,- institución a la cual agradece el apoyo para realizar este trabajo y las pasantías que pudo cursar gracias a éste-  realizó su investigación en la zona cercana al centro de la galaxia, alrededor de los cúmulos Arches y Quintuplet, dos de los que más poseen estrellas jóvenes en la Vía Láctea. El objetivo: tener un censo de la diferente variabilidad de clases de estrellas encontrada en la región y a la vez compararlo con los hallazgos en otras zonas de formación estelar.

“Detecté 353 estrellas variables, 299 que no habían sido estudiadas antes. Esto me permitió complementarlo con otros estudios sobre estrellas variables presentes en la literatura, al incluir objetos más débiles. Además, y por primera vez, se encontró un grupo de candidatos a objetos estelares jóvenes variables en esta región de la Vía Láctea y pude analizar el comportamiento a largo plazo en el infrarrojo de un grupo importante de estrellas gigantes rojas”, explica Navarro

Agrega: “La importancia de este trabajo radica en que ahora podemos comparar la cantidad de objetos jóvenes encontrados con las existentes en otras zonas de formación estelar en nuestra galaxia y así analizar los efectos del entorno en la generación de estrellas. Finalmente, a través del cálculo de distancias para algunas de mis variables, pude comparar los efectos de las diferentes leyes de extinción hacia el centro de la Vía Láctea, lo que contribuye a tratar de resolver una controversia que persiste hasta el día de hoy”.

Según explica, luego de la obtención de su doctorado su investigación postdoctoral se centrará en ampliar este trabajo para el resto del centro galáctico, usando datos del proyecto VVV y su renovación VVVx. “Esto implica, tener que automatizar completamente el proceso de detección de estrellas variables. Por otro lado, la idea es hacer un seguimiento espectroscópico de los objetos más interesantes, con el objetivo de comprender mejor su naturaleza”.

Imagen principal: Jura Borissova, Claudio Navarro, Márcio Catelan